Mi experiencia en la lactancia

F100008276Durante el embarazo me informe de mucho sobre la lactancia. Tenía el miedo de que no me subiera la leche y pensaba en que no iba a poder dar el pecho. Para lo positiva que suelo ser en este sentido estaba siendo derrotista antes de tiempo.

Pese a informarme y acudir a charlas, “vivir” las experiencias de otras mamás, siempre hay algo que se nos escapa. Por ello, yo os animo a que busquéis ayuda de profesionales para solventar todas las dudas.

#BebédeCacol🐌 salió enganchada del paritorio al pecho, ese primer enganche, lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. Dos horas de piel con piel con ella, sintiendo su nueva vida, su olor, y esa sensación de estar en una nube.

En el hospital me agobiaba mucho, porque aunque las matronas en paritorio me habían dicho que diera el pecho a libre demanda, en planta las enfermeras me dijeron que no dejara pasar más de tres horas para que no hubiera bajadas de azúcar en el bebé, y #BebédeCacol🐌 no quería despertarse cada tres horas. Me apuraba mucho que no comiera, y los días siguientes en casa no fueron distintos. Entre la revolución de hormonas y todo el mundo diciéndote como debes hacerlo, era agotador, porque mi preocupación porque no se despertaba para las tomas iba a más. Acudimos a la revisión post-parto con la matrona y comentamos todas las dudas. La matrona nos tranquilizó y si la niña dormía, eso también le alimentaba. No obstante, tras la subida de la leche, #BebédeCacol🐌 mostraba más interés por el pecho.

Me fui relajada a casa y empecé a disfrutar de la lactancia, de mi momento con mi bebé, y a disfrutar de mi nueva vida junto a #papádeuncacol. Lo único que observe es que le costaba un poco más engancharse al pecho izquierdo, no sabía si por ella misma o porque yo no me manejaba.

Pasadas las semanas empezaron a salir grietas en ambos pechos, con las pezoneras logré salir del paso, aunque no me quitaban el dolor, lo aliviaba bastante, y empecé a curar con lanolina ya que lo había leído por internet, error, posteriormente me dijeron que no la usara.

Todo volvió a la normalidad, pasamos las vacaciones de maravilla. A la vuelta todo iba bien, nos adaptamos a nuestros nuevos horarios y rutinas de maravilla, pero a mediados de septiembre volvieron a aparecer las grietas y un chasquido que #BebédeCacol🐌 hacía al mamar.

Acudí a un grupo de apoyo a la lactancia de mi zona, lo primero que me dijeron para curar grietas fue que me untara aceite de oliva y el pecho al aire, y para ver porqué se producía el chasquido una asesora valoró el frenillo (no tenía), valoró el enganche, y me lo corrigió, y además la postura no era correcta, también me la corrigió. Me dí cuenta que me había relajado y por eso la postura no era la idónea y favorecía la aparición de grietas.Corregido todo esto, las grietas empezaron a desaparecer, yo empecé a acudir al grupo todos los días que podía, y a día de hoy sigo acudiendo.

Poco después nos encontramos con la primera obstrucción, que logramos que despareciera a las 48 horas, el truco poner al bebé mucho en ese pecho, me ayudaba del sacaleches y de la extracción manual, siempre combinado con masajes para deshacer esa obstrucción, a los pocos días, en ese mismo pecho apareció una perla de leche y actué del mismo modo que con la obstrucción. Eso sí, sentí el peor dolor de mi vida cuando #BebédeCacol🐌 succionando deshizo la perla, ya que me hizo una herida. Nuevamente me ayudé de las pezoneras.

He sufrido también mastitis, y tuve que tomar antibiótico recetado por mi médico de cabecera.

Como veis mi lactancia no ha sido un camino de rosas, pero repetiría la experiencia una y mil veces, para mi no hay nada más placentero que disfrutar del momento con ella,  ahora que hay principio de crisis del año me voy con ella a la cama para darle el pecho, mientras hace la toma le masajeo la cabecita, le hablo, le cuento un cuento o le canto. Buscamos paz y relajación para evitar moridiscos o alteraciones y que las tomas sean mucho más relajadas.

Ya llevamos 12 meses de lactancia, y aunque la #semanamundialdelalactancia2018 finalizó ayer, hoy quería contaros mi experiencia.

Y vosotras, ¿cómo lleváis la lactancia?

Anuncios

Embajadoras MIMUSELINA

Hace unas semanas me puse en contacto con Mimuselina a través de una publicación de Instagram en las que buscaban mamás blogger como embajadoras.

En seguida nos mandaron su producto para que lo probaramos. En nuestro caso nos enviaron, una muselina, un paño de babitas, un chupetero y unas Baby Moments Cards.

Nosotras ya habíamos tenido ocasión de probar un bodie que le regalaron a #BebéDeCacol🐌.

La muselina la usamos mucho para las siestas de sofá, en casa solemos tener la calefacción puesta por el día, y es cierto que no hace frío, pero la hora de la siesta es mejor arroparse. El paño de babitas le hemos buscado nuestro propio uso, #BebéDeCacol🐌 no ha tenido problemas de regurgitación en sus 7 meses, pero lo usamos para el sofá nuevamente y sus siestas, lo ponemos bajo su cabecita para evitar manchas de babita o de leche si es que le viene en alguna ocasión.

Al chupetero también le hemos buscado la función de aguantar sus mordedores, porque #BebédeCacol no usa chupete, no lo quiere o si se lo damos lo usa de mordedor para aliviar el dolor de encías que tiene la pobre.

Y respecto a las Baby Moments Cards, me tienen enamorada, un diseño súper bonito, puedes usarlas con el texto en castellano o en inglés y ya las estrenamos para celebrar los 7 meses de #BebéDeCacol🐌.

En resumidas cuentas, productos muy buenos, tejidos de buena calidad y hechos con mucho cariño.

Aquí os dejo el enlace a su web.

¡Feliz día!

Ponle nombre a una estrella

Hace unos días se puso en contacto con nosotros la empresa Etoilez-Moi para presentarnos sus servicios y ofrecernos una estrella para #BebéDeCacol🐌

No dudamos en aceptar, y le adjudicaron una estrella en la Osa Mayor. Un regalo súper original y de tramitación cómoda, ya que te mandan toda la documentación por email.

¿Tienes un bautizo, un nacimiento, quieres demostrar tu amor a alguien? Pues accede a su página y podrás descubrir todas las opciones desde 24€ en adelante.

A la derecha tienes el banner para acceder directamente a la página y adquirir tu estrella.

¡Qué seáis felices!

Ideas de regalo día del padre

Estrenamos mes y viene el primer día del Padre de #PapádeunCacol.

#BebéDeCacol🐌 y yo ya tenemos casi todo preparado, pero no lo voy a desvelar por aquí porque #PapádeunCacol nos espía…🧐🧐🧐

Os voy a dejar unas cuantas ideas, tanto de tiendas, como ideas artesanales, y el próximo día 19 de marzo, desvelaremos en instagram el primer regalo que va a recibir #PapádeunCacol.

Como primera opción os dejo el enlace de Mimuselina, tienen un pack especial para el día del padre, súper chulo. Otras tiendas que tienen apartado especial para el día del padre es Cocholate en el que encontrarás baberos con mensaje, camisetas para papá, camisetas a juego. Sigo con mis tiendas preferidas, MiCuento, donde podréis personalizar un cuento para papá. Y como no iba a hacer referencia a Mr.Wonderful, donde encontraréis un montón de accesorios con mensajes chulos y divertidos para papi.

Pero si lo vuestro son las manualidades aquí te dejo un enlace de Pinterest, en el que podrás ver muchas ideas.

El próximo día 19 de marzo os espero en Instagram con el hashtag #regalomolonparapapa y veamos esas caras de felicidad, o esos regalitos que han recibido los papis.

¿Te apuntas?

Lactancia diferida. Extracción de leche y conservación

Bueno, como conté la semana pasada, hace poco me incorporé a trabajar, #BebéDeCacol🐌 tenía 5 meses y 10 días, y mi intención era continuar la LME hasta los 6 meses. La única opción que veía viable era darle mi leche en biberón, así que me tocó empezar a usar el sacaleches. Aunque el sacaleches y yo ya nos conocíamos, pero no eramos muy amigos. Trabajo en una oficina pero no de cara al público, y aunque hay una enfermería a la que podemos acudir para realizar la extracción, a mí me es más cómodo realizarlo en mi puesto. Lo primero antes de tomar la decisión fue preguntar a mis compañeros si les molestaba que lo hiciera en mi propio puesto, ya que el sacaleches hace ruido, y ellos/as se pueden sentir violentos, y como siempre digo, lo principal es el respeto. Mis compañeros me dijeron que por ellos no había problema, así que empezamos la andadura de extraer leche todos los días.

Como os decía mi andadura con el sacaleches empezó antes de la incorporación al trabajo y tras un mal uso por desconocimiento me generé una serie de problemas (obstrucción que derivó en mastitis). Desde aquí agradezco la enseñanza a la asesora de lactancia que me indicó como usarlo correctamente.

La primera vez que lo usé mi bebé tenía un mes. Me saqué 50 ml en 8 minutos (aluciné). Por un lado quería probarlo y por otro la niña se iba a quedar una hora con los abuelos. No quería que si apretaba el hambre llorara desesperada hasta mi vuelta (como curiosidad os digo que no se despertó y tuve que deshacerme de la leche extraída que además había conservado incorrectamente)

Después de aquella súper extracción, tarde como 15 días en volver a usarlo. Esta vez por tener los pechos llenos y la bebé no ser capaz de vaciarlos. Mi error, 20 minutos en cada pecho, es decir, una sobre estimulación.

Para un correcto uso, lo ideal es usarlo para aliviar y nunca más de 5/10 minutos por pecho. Ya que si sobre estimulamos, la producción se va a disparar y nuestro cuerpo producirá la leche para la demanda del bebé y la demanda del sacaleches, lo que puede derivar en obstrucciones y mastitis.

Actualmente, en el trabajo hago dos extracciones, una sobre las 9 de la mañana y otra sobre las 12. Para aliviar el pecho.

CÓMO CONSERVAR LA LECHE

Yo en el trabajo tengo una mochila que guarda la temperatura, con dos placas de hielo para conservar la leche en un ambiente fresco hasta llegar a casa. Una vez llego a casa la congelo en envases aptos (bolsas de congelación, que puedes encontrar en cualquier apartado de puericultura y de diferentes marcas). Para la congelación hay que poner fecha y cantidad que envasas. Ya que la leche en congelador únicamente se puede tener un máximo de 6 meses, en este caso hablo de frigorífico combi, la puerta del congelador es independiente a la del frigorífico. Y lo mejor es congelar en pequeñas cantidades, yo intento hacer bolsas de 50 ml, puesto que lo sobrante no puede reutilizarse.

Hace poco me hablaron de la regla del 6, esto que quiere decir, que la leche recién extraída aguanta 6 horas a temperatura ambiente, 6 días en la parte más fría del frigorífico y 6 meses en el congelador (siempre y cuando la puerta del congelador sea independiente a la del frigorífico y no se abra a menudo).

Y cuando la necesitemos ¿cómo la preparamos?

La puedes descongelar en la nevera, y una vez descongelada, tendrás 24 horas para su consumo, o bien puedes descongelarla bajo un chorro de agua caliente. Calentar al baño maría y nunca llevar a ebullición para que no pierda propiedades.

Estas son las recomendaciones que me hizo mi matrona, con condiciones ambientales en España.

En nuestro caso la leche la usamos para el desayuno de cereales, porque #BebéDeCacol🐌ya ha empezado la alimentación complementaria. Pero hasta los seis meses la ha estado tomando en biberón en mi ausencia (aunque ya os digo, que ella prefiere la leche en su envase original)

¿Qué recomendaciones os han dado a vosotras? ¿Cómo os habéis adaptado a la vuelta al trabajo?

REINCORPORACIÓN AL TRABAJO

Hace casi un mes que volví a mi puesto de trabajo. Con una reducción de jornada.

En el post de hoy quiero contaros como me preparé, por si no lo sabéis, quería mantener la LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA (LME) hasta los 6 meses, y a día de hoy, puedo deciros que lo conseguí.

La tarde antes a la incorporación me la pasé llorando, me dolía mucho separarme de #BebédeCacol🐌 y cuando cerré la puerta de casa por la mañana lo hice con lágrimas en los ojos. Pero ¿sabéis qué? No fue para tanto, son seis horas en el trabajo, mi niña se queda durmiendo con papá. Al principio lo más duro fue que tomara el biberón, pero entendimos que si no quería la leche de mamá en biberón, no pasaba nada, pasaríamos la tarde entera con sesión de mimos y teta.

Y así lo hemos hecho, en el trabajo tengo que extraerme la leche, ya os hablaré en otro post de como conservarla. Pero el sacaleches se ha convertido en mi gran aliado para los momentos punteros de subida de leche. Ahora esa leche la aprovechamos para hacerle la papilla de cereales a #BebédeCacol🐌 y lo que sobra, pues lo congelamos para cuando precisemos hacerle alguna papilla o darle algún biberón en mi ausencia (aunque no suele querer el biberón, le gusta la leche en formato teta).

Las horas en el trabajo se pasan rápido, tengo suerte, que el volumen de trabajo no me deja mucho pensar en las horas que me quedan para verla. Y me sirve, para disfrutar y aprovechar al máximo, aún más si cabe, los ratos con ella.

Como #PapádeunCacol trabaja de tarde, hemos llenado las tardes de actividades juntas, gym con bebé (que empezamos la semana que viene), grupo de apoyo a la lactancia, tarde con abuelos, tarde de primos… y un largo etc. Ella disfruta de su entorno y disfruta de sus papás, aunque hayamos pasado a tener una vida familiar (completa) de fin de semana.

Y a continuación os cuento nuestra rutina:

6.00 – Suena la alarma y comenzamos el día con sesión de teta. Desayuno y arreglarme para ir al trabajo.

11:00 – Papilla de cereales para #BebédeCacol🐌 que #PapádeunCacol le da en mi ausencia.

14.30 – Vuelta a casa con nueva sesión de teta, hasta que #BebédeCacol🐌 se duerme o llena la pancita. @mamadeuncacol come y echamos siesta juntas.

16:30 – Sesión de teta + Papilla de frutas

A lo largo de la tarde, las sesiones de teta a libre demanda y tarde de juegos.

20:00 – Baño, con sesión de masaje para su piel atópica (de esto hablaremos en otro post más extendidamente)

20:30 – Mamá cena, mientras #BebédeCacol🐌 juega en su trona.

21:00 – Sesión de teta, en la cama… NOS DORMIMOS HASTA EL DÍA SIGUIENTE (con despertares nocturnos en los que damos teta para la tranquilidad del bebé)

A esto tengo que añadir, que por ahora no hago BLW porque no se mantiene sentada sola todavía y que los baños no son todos los días por su problema de piel atópica.

¿Nos contáis vuestras rutinas?

Brotes de crecimiento hasta los 3 meses

Comúnmente conocido como crisis, yo prefiero llamarlo brote. La palabra crisis para mí es algo oscuro, y aunque un brote de crecimiento en ocasiones no es llevadero, porque a las mamás nos puede producir ansiedad, si lo llamamos crisis a mi parecer lo hacemos más oscuro aún.

En este post os quiero contar la teoría y mi experiencia, yo me informé al respecto en la página de ALBA LACTANCIA, con el texto escrito por Alba Padró. Por lo que únicamente haré referencia a las tres primeras crisis que son por las que he pasado yo.

El brote de crecimiento suele identificarse porque el bebé parece no saciarse con la producción de leche de la madre o que en la toma estén incómodos. La mayoría de los bebés experimentan estos brotes de crecimiento más o menos a la misma edad.

Alrededor de las 3 semanas

El comportamiento del recién nacido se modifica ya que pese a tener el pecho en la boca, llora desconsolado, o quiere mamar constantemente, o regurgita leche y quiere seguir mamando. Pueden darse los tres síntomas o solo alguno de ellos. Esto viene dado porque quiere aumentar la producción de la mamá y, como os habrán dicho alguna vez, lo mejor para la subida y producción de leche es la estimulación del pecho. Los bebés estimulan el pecho con el reflejo de succión y pasan así unos tres días para conseguir la producción deseada, una vez que el bebé consigue su finalidad vuelve a realizar las tomas más espaciadas y a demanda.

Alrededor de las 6 semanas

El bebé vuelve a necesitar aumentar la producción y nuevamente la demanda es más elevada. Además notaremos que nuestro bebé se pone nervioso, llora, arquea su espalda mientras tiene el pezón en la boca. En este caso se produce un cambio en la composición de la leche y a algunos niños no les gusta el cambio. En este caso es alrededor de una semana para que el bebé retome su ciclo de lactancia.

Hacia los 3 meses

Esta es la más difícil porque afecta tanto a la madre como al bebé, y en muchos casos ha acabado con la lactancia materna por desinformación. Es un brote más duradero, alrededor de un mes. En este caso se observa que el bebé ya no demanda el pecho tan continuamente y muchas madres lo interpretan como que el bebé rechaza el pecho. Además las mamás notamos los pechos más blandos y esto es debido a que la lactancia se ha establecido y el pecho produce por necesidad del bebé, pero muchas madres lo atribuyen a que no producen leche. Solo hay una buena toma cuando el bebé está adormilado, además engorda a un ritmo más lento y se nota una disminución en las deposiciones, muchas mamás, erróneamente, interpretan esta disminución como que el bebé no come lo suficiente.

A parte, sobre los tres meses la visión y el oído del bebé mejoran por lo que como empiezan a ver más allá de la cara de su mamá se distraen por cualquier cosa que haya a su alrededor. Empieza a sonreír a mamá mientras mama, los ruidos le empiezan a llamar la atención y también se distraen con ellos. Además el sistema de producción de la leche “varía”, es decir, antes se ponía al pecho y la leche salía directamente, sin embargo, en la transición de este brote, debe estimular el pecho para que salga la leche, por ello no notamos el pecho tan duro las mamás.

MI EXPERIENCIA

Bueno pues os voy a hablar de mi experiencia en estos tres brotes, el resto de brotes de crecimiento os iré contando teoría y experiencia según los vaya pasando.

Para mi, de estos tres brotes, el más duro fue el primero, no sabía lo que pasaba, #BebédeCacol🐌 lloraba sin parar, si la dejaba en el carro o la cuna o el nido, simplemente para ir al baño, me montaba un circo, con sus payasos y todo… Llegué a pensar que eran cólicos, hasta que una mamá de mi tribu online me me instó a que leyera sobre las CRISIS DEL LACTANTE y #BebédeCacol🐌 cumplía todos los patrones. En ese sentido me liberó un poco saber que pasaba, pero fueron unos días agotadores, porque estuve 24 horas con la teta fuera, a esto añadirle que tenía mis primeras grietas y el dolor era bastante fuerte, pero no desistí y llegué al segundo brote.

En casa de mis padres empecé a llamarlo el “Hipopótamo de lactancia” por poner otra palabra, ya que mi madre me prohibió hablar de crisis y posteriormente descubrí que también se llamaban “Brotes de lactancia”. Bueno pues este segundo brote, fue algo más ligero, ya sabía que me enfrentaba a unos días de “surtidor 24 horas” aunque en ocasiones el llanto de #BebédeCacol🐌 era desesperante, lo superamos con paciencia, calma, muchos mimos y la ayuda de #PapádeunCacol.

Y finalmente Brote de los 3 meses, el temido brote del que yo ni me enteré, empecé a notar mi pecho más blando, pero no notaba ese cambio a la hora de mamar de mi bebé, así que fue la más llevadera de todas. A lo mejor porque con los otros dos brotes sufrí lo mío, insisto que sobre todo con el primero.

¿Me cuentas tu experiencia en estos cambios mamá&bebé?